28.9.08

Una hermosa noche

Es una hermosa noche veraniega
en pleno invierno.
Estoy en mangas de camisa
y me preparo un escocés
con 2 hielos
y en un vaso de whisky, para colmo.
Abro la ventana
el viento entra en el jodido edificio
rechazo malos presentimientos.

Supongo que hago lo correcto.

Escribí 3 oraciones y cada cual tenía uno o más problemas. Las borré completamente.


Tal vez alguien me vea
a través de la ventana
sentado frente a la computadora
y piense que estoy chateando.
Y que a veces me quedo sin escribir
o miro por la ventana
(pero sin ver más que un perfil de arquitectura
luces
y árboles)
porque nadie contesta.
Entonces ese alguien piensa
que debo ser retorcido
o que uso metáforas demasiado abiertas
donde el pensamiento puede dar un patinazo
y de pronto verse golpeado
deslizándose.
Pero lo más posible
en este momento
es que aquel tipo observando mi ventana
(si alguien aun observa)
no vea más que un punto.
Un punto de luz amarilla.
Un punto negro.




Henríquez


25.9.08

fragmento de "karate y pornografia"

MILLONARIOS
-Jack y Mindy-


Aquella era una película de zombies donde
Jack y mindy cogían todo el
tiempo
en un yate
en la piscina
en las playas desiertas de un caribe tormentoso.

Habían viajado al exterior
por un asunto de
papeles
y el habano de un millón de dólares.
Pero algo pasó con una tumba de la región subtropical,
algunos meridianos confundidos
otro dios menor
enojado con los hombres
cierta promesa falsa
y un fajo de dinero suelto
errático
en la
isla.

Y Jack se dedicaba a hacer negocios
mientras Mindy
sola
jugaba con objetos
en un atardecer
q parecía
el fin
de
un mundo raro.

Jack cerraba tratos con las secretarias morenas
d esta isla
en
bancarrota
q lo chupaban como a un amor inolvidable recién resucitado
mientras los hombres muertos avanzaban
desde
el
cementerio sur
como espantapájaros vivos
en una mezcla de caos, sangre y últimas noticias.

Y Mindy viajaba desnuda en ascensor
al lugar donde Jack la
esperaba
para huir
hasta un casino mágico y el número invisible
y entonces
apostaban hasta perderlo todo
y después cogían hasta recuperarlo.


Lhooner

23.9.08

Más de lo mismo

Un hecho real


Como a casi todos últimamente, a Harry, lo conocí en el bar. Bordeó nuestra mesa y nos miró con cierta timidez de extranjero, sonriendo, a la espera de que alguno le dirigiera la palabra. Un momento después ya estaba sentado, bebiendo con el grupo como uno más. Cosas como estas suelen ocurrir.
Harry decía ser irlandés, y aunque su aspecto no lo desmentía –rubio, flaco, alto, pelo corto y barba de 2 días-, al principio dudaba de que fuera un actor, uno muy habilidoso, haciéndose pasar por turista y tomándonos el pelo. A medida que la noche transcurrió me di cuenta de que no era así.
Nosotros lo jodíamos preguntándole si era del IRA.
Fumamos en el baño y salimos del cyber. Nana se fue y viajamos con Bonzo, el irlandés, y Doval, a casa del viejo pescador. Compramos un par de cervezas y pasamos un rato en el garage. Bonzo se entretenía como un niño con el irlandés, quien le enseñaba llaves de judo. Doval y yo leíamos poemas y los comentábamos ante la mirada estupefacta de Caro que –perdón, la había pasado por alto-, también estaba allí.
Lo invitamos a fumar sucesivas rondas y Harry se sintió en confianza. Me imaginé, poniéndome en su lugar, que había llegado al lugar deseado. Al puerto donde los vagabundos son tratados con respeto, con hospitalidad, música extraña, poesía y drogas comunitarias.
Y así, de pronto Morón, un parador sudamericano del movimiento en el sin sentido de la distancia entre Buenos Aires y Belfast.

Alrededor de las 3 o 4 de la madrugada dimos al viejo pescador un descanso y partimos de regreso al centro. Bonzo y el irlandés clamaban por una cerveza más desde el asiento trasero de Charly, mi 128 rural, de modo que paramos en un pancho 69 de avenida Irigoyen a cargar combustible.
Esas últimas dos cervezas las tomamos manejando por las callecitas de Morón, charlando cosas ciertas hasta el punto final de una pupila. Harry estaba alegre. Antes de irse me pasó su celular y yo le di el mío.

Una o dos semanas después lo volvimos a ver en el bar. Pero nosotros éramos muchos, y tal vez esto sumado a su vacilante condición de extraño, o a alguna otra urgencia, determinaron que Harry no se quedara por mucho tiempo. Sólo se acercó, con un vaso de cerveza en una mano y la botella en la otra, fue puras sonrisas un instante y volvió a perderse entre las computadoras del local.
Desde entonces no volví a verlo.

Ayer, boludeando con el celular, borrando números viejos, vi su teléfono y pensé en llamarlo, o al menos mandarle un mensaje. Pero -como suele suceder- no lo hice. Lo pensé un momento y no lo hice. Quizás ese mensaje casual hubiera cambiado el rumbo de esta historia.

Hoy, después de la radio, fuimos con Nana a tomar una cerveza. Estábamos hablando de quien sabe qué, cuando Nana asoció algo y pensó en Harry. Entonces me pasó una hoja de diario doblada en 4, por encima del escritorio. Vi esa hoja como si fuera un objeto traído desde otro mundo, un diario de juguete y a su vez una replica perfecta, real, perfectamente real, el absurdo confirmándose a sí mismo.
En la hoja decía: “Investigan el crimen de un turista irlandés, baleado en Castelar”. “La victima se llamaba Harry Christopher, tenía 28 años y decía haber nacido en Belfast, capital de Irlanda del Norte.”
Me sentí muy mal, e inclusive ahora tengo la sensación de que algo muy grave ha ocurrido. De que esto es una señal clara e indefectible de algo que no podemos prever. No necesariamente algo malo, pero la señal está aquí.
Le dije a Nana que me sentía un poco culpable, por hacer sentir al tipo que Morón era un buen lugar. Quizá Harry había bajado la guardia. Se había confiado. O quizás nada de esto.
Justamente llegó Lhoner, proponiendo, como se suponía también en el diario, que el asunto era más turbio que un simple homicidio por robo. Drogas, ajustes de cuentas, el FBI, la INTERPOL. Le dije a Lhoner que no era así, que yo lo había conocido, que Harry era una buena persona. Lhoner nunca compartió mi certeza. Dijo que yo no lo conocía como para saber si era o no un traficante o algún tipo de agente. Le dije que al menos lo conocía mejor que él, que no lo había visto ni una vez en su vida. Además Harry buscaba la compañía en vez de evitarla, cosa que hizo por desesperación, por estupidez o por pura inocencia de no conocer el territorio o basarse en impresiones falsas. Como la que nosotros le dimos en el garage aquella noche.
En el recorte periodístico se mencionaba un tatuaje de águila que cubría la mayor parte de su espalda. Lo recuerdo, como también su sonrisa, los gestos vivos. No fue nadie para mí pero pudimos alcanzar un entendimiento, cierto pacto, un acuerdo a menudo esquivo aun para quienes se ven todos los días.

Fue breve la despedida, en Machado y Mendoza, al bajarse de mi auto. Llevaba intacta su alegría de amigo, como un mensaje contra el tiempo. Intacta mi seguridad de que su historia continuaría desarrollándose con la nuestra. Y en cierto modo, eso está hecho.
Y yo en pocos días cumpliré 28 años.
Y Harry, ahora, está muerto.

Tal vez un mensaje de texto hubiera cambiado todo.
Cuando le cuente al viejo Doval, no lo va a poder creer.


20.9.08

Abriendo el paso

100 Vidas y un desesperado


Todo, iba de
mal en peor para
Artur.

Esta vida, solía decir,
no es de las mejores que
me han tocado, pero ya
estaba acostumbrado
y eso
era lo grave
lo triste
lo terrible.

Aquella noche
en el bar, Artur,
por una casualidad, o varias
terminó sentado en
nuestra mesa.
Hablando. Tomando. Fumando.

En ese entonces, yo
buscaba historias
particularmente extravagantes
para una agencia
que vendía
futuros paralelos.

Artur habló de sus vidas
de cómo llegó a ser ninja,
el único ninja negro
en Morón,
de cómo capturó a
su amada, una bruja cantante,
con sus artes secretas. Al parecer
Artur y su pandilla
se dedicaban a cazar monstruos.
Después de unas cervezas y
algunas corridas, recordó
la fortuna
que había cosechado
con la venta
de especies atróficas,
arañas ciempiés y lagartos metamorfos,
seres abstractos
que raptaba del ciberespacio.

Pero eso
era pasado, o presente.
El futuro no existía.
Esta era la última de sus vidas
la última y la peor.

Artur tenía ya 60 años y había pasado
la mayor parte de ellos
trabajando en la misma empresa
la misma oficina
el mismo escritorio.

Tenía casa, dos autos y
una bella mujer, todo
lo que a cualquiera de nosotros
le gustaría, claro que
para quien ha vivido
100 vidas y ninguna muerte, estas cosas
no eran importantes.
Lo realmente importante,
aquello que más deseaba, era
lo que nunca
podría conseguir. Otra vida.

Otra vida para cazar monstruos.
Otra vida para especies.
Otra vida para un desesperado.


Eddie.

18.9.08

27 de septiembre - Lectura PHIL

SI TODO SIGUE ASÍ, EL SÁBADO 27 DE SEPTIEMBRE A LAS 20HS

SE PRESENTARÁ LA FORMACIÓN PRINCIPAL DE PHIL

BORIS DOVAL * LUIS LHOONER * HENRÍQUEZ

en Hurlingham – Centro Cultural Leopoldo Marechal

Av. Vergara 2396 – Villa Tesei.


PD.(TAL VEZ NANA TAMBIÉN ESTE PRESENTE)

14.9.08

Snack Lily

Ahora están viendo en una pantalla
de L.S.D
que a veces se derrama
como va el tiempo en Praga.
Por momentos piensan en comer algo
sin compromiso
y menos levantarse.
La inmovilidad te mantiene
es mejor pensar
en eso de la frescura
y que para trascender
hay que volverse gata.
Podrían cambiar de canal. O no.

10.9.08

PLAYA

Cada tanto el mar
-como favor-
nos devuelve algún ahogado

cada tanto
algo mío vuelve a mi antigua casa
mi madre está contenta
y mi padre me convida un cigarrillo

el resto de mí espera en una playa





Lhooner 17 julio 2008