21.12.11

EBRIOLOGIA

Un buen ebriologo
deplora el escándalo
es por eso que evitamos la lucidez.
En la facultad del odre
se aspira a consagrar
al acto de beber
como una ciencia exacta.
Con esa premisa se forman
verdaderos templarios de la vid
que es nuestra madre patria
el gran útero vitivinícola.

Los futuros doctores
juran honestidad científica
a la hora de ingerir wiskhy.
Hacen votos de pobreza
y franciscana devoción
cuando los invitan a una más.

Nuestros enemigos son los antibióticos
el beber con moderación
que nos confundan con niños y se nieguen a vender
También los organismos de seguridad
que siempre están sobrios
y no saben tratarnos con solvencia.

Bien es cierto que la sociedad nos recrimina
de igual modo libran edictos
y contravenciones
Las mujeres nos abandonan
exigen que tengamos dos trabajos
como si el ebriólogo careciera de plusvalía.

Y que pasa con los aportes provisionales
el censo que nunca hicieron
para cuando el parlamento ebrio.
Estas y otras barbaridades
se cometen a la etnia
alcohol en sangre.

Pronto reconocerán que con una borrachera
se come se educa y se cura
en un centro de rehabilitación.
Y que nuestro sacrificio no fue en balde.
Las generaciones futuras
con nuestras banderas beodas
harán enólogos recorridos
y florecerán los bodegones
snack bar
hasta las excelsas pulperías
nos devolverán la felicidad.

Le llegó la hora al capitalismo
vamos a tomar el poder
del alcohol y sus derivados
mediante el conocimiento y la investigación.
Para eso construiremos el partido revolucionario
de los bebedores empedernidos.
La comunidad organizada
del licor, el aperitivo
y los copetines al paso
serán los pilares
de la embriaguez colectiva.

DOVAL 2011

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Algo añejo Boris-

Sara Dahan dijo...

Para eso construiremos el partido revolucionario de los bebedores empedernidos, es decir el P. R. B. E.